miércoles, 25 de febrero de 2015

El jovencito Frankenstein



En un pueblo había un científico que era el nieto del  profesor Frankestein que creó a la bestia. El científico, para no pasar vergüenza, se hizo llamar Fronkonstin. Se fue de viaje al castillo de su abuelo, donde fue creado el monstruo. Su ayudante se llamaba Igor pero al oír el nombre del científico se llamó "Igor pronunciado Aygor". El científico miró en la tumba de su abuelo y encontró su diario, y ponía como crear vida, y como él era bobo creó vida con el cerebro de un criminal.


La mujer de Fronkonstin fue al castillo desde la ciudad en la que el científico vivía. La mujer se encontró a la bestia e hicieron el amor besándose. La bestia fue a la casa de un viejo ciego que le pidió a Dios un amigo, y él se creyó que la bestia era su amigo enviado por Dios, e hicieron un brindis, y, como el pobre era ciego y la bestia tenía super fuerza, entre los dos se cargaron las dos jarras. La bestia salió huyendo y los pueblerinos, antes de destruir a la bestia, dejaron que el científico se cambiara medio cerebro con la bestia. La mujer le preguntó al científico qué parte de cerebro se quedó él y el científico empezó a besarla.


4 comentarios:

  1. He visto varias veces la película, y no dejo de reírme.
    "Frederick Fronkonstin, ¿y porqué no Frodorok Fronkostin?"
    -"Malditos sean sus ojos"
    -"Llega usted tarde"
    Muy, muy divertida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy, muy, muy graciosa y muy, muy, muy divertida.

      Eliminar
  2. ¿Igor es así de feo de nacimiento o es que tuvo una accidente cuando era pequeño? A mí es el que más me mola de la película.

    ResponderEliminar